¿Cómo cuidar un tatuaje nuevo?

Cómo cuidar un tatuaje nuevo

Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: VANISIMA
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: WARP.la
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: wikihow
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: Youtube
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: aloe vera
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: Loyal Tattoo
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: Pinterest
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: Ros Tatuaje.co
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: tatuajes.ideasnice.com
Sabes cómo cuidar un tatuaje nuevo. Imagen de: Tatuantes

 

Los tatuajes requieren ciertos cuidados que van más allá de cubrirlo con un plástico transparente, gasas o la aplicación de una crema. Si hemos decidido hacernos uno y   deseamos evitar que se dañe o se alargue su recuperación, es primordial saber cómo cuidarlo.

En las siguientes líneas te decimos a detalle cómo cuidar y generar la pronta regeneración de la piel, para poder lucir tu tatuaje en su máximo esplendor.

Después de hacerte el tatuaje

1. Una vez que el tatuaje está terminado, tu tatuador limpiará y desinfectará la parte tatuada. Luego aplicará una capa ligera de crema especial; con regularidad usan marcas como Bepanthol (tiene una función calmante y antibacteriana y es un producto específico para el cuidado del tatuaje).

2. Después cubrirá con un plástico transparente para proteger la piel y evitar la entrada de aire en la herida y el roce con la ropa. Debes mantener esa protección de dos horas a cinco antes de quitarla.

Sin embargo, el tiempo dependerá del tipo y la extensión que tenga el tatuaje. De igual modo, el tatuador será quien indique el tiempo que debes llevarlo tapado.

Cuidados en las siguientes horas

El cuidado del tatuaje en las horas siguientes después de realizarse ayudará a evitar el riesgo de infecciones y la pronta curación de la piel.

– Pasado el tiempo indicado (cuatro o cinco); será necesario retirar el plástico protector, para lavar el tatuaje con agua tibia o fría y un jabón suave (ésto ayudará a eliminar cualquier exceso de residuos de color).

– Es muy importante que al lavar la piel evites frotar con esponjas o paños porque podría dañar la piel y el tatuaje. Lo correcto es limpiar la zona con jabón hipoalergénico y los dedos (limpios), con movimientos circulares.

– Por ningún motivo frotes o talles la piel, ni mucho menos utilices algún jabón con perfume o alcohol, ya que sólo provocarás que la piel se irrite más y podrías alterar el pH de ésta. Lávalo tres veces al día.

– Después de limpiar y secar a toquecitos con un paño limpio, deja que la piel respire durante unos minutos. Una vez seca es muy importante aplicar una ligera capa de crema cicatrizante y masajear suavemente (evita los excesos de producto).

– Es primordial que la piel este bien hidratada, de ese modo la piel no se irritará y no te hará sentir comezón. Repite la aplicación de crema al menos tres veces durante el día.

– Tapa la herida con gasas limpias los tres primeros días después de que limpies el tatuaje para que no se creen costras y no roce la ropa.

– Después de esos días, al terminar de aplicar la crema, es preferible dejarlo tanto como sea posible en contacto con el aire para que la la piel respire, y se pueda acelerará su regeneración.

Cuidados posteriores a tu tatuaje

> No quites ni rasques las costras, ya que éstas se crean como parte de la regeneración de la piel. Además si las quitas puedes dañar el color o el diseño del tatuaje ¡Las cortezas se separarán una vez que se curen!

> Aplica crema con regularidad (3 – 4 veces al día), masajeando suavemente hasta que se absorba; busca que tu crema contenga pantenol y flores de caléndula, eso ayudará a calmar y relajar las molestias en la piel.

> No uses vaselina u otros productos a base de aceites minerales que impiden la transpiración natural.

> Tratar de utilizar ropa que no se pegue en exceso a la piel para evitar el roce constante.

> Durante el primer mes de vida del tatuaje están prohibidos los baños en la piscina, mar o río.

> No afeites o depiles la piel de tu tatuaje hasta que esté completamente sano.

> Evita las duchas prolongadas; al bañarte hay que procurar no mojarlo en exceso y retirar con la mano inmediatamente el jabón que caiga sobre él. (La humedad excesiva compromete la cicatrización y puede hacer que el tatuaje se desvanezca o infecte).

> Prohibido exponer el tatuaje la luz del sol y las lámparas de bronceado (sobre todo recién hecho).

> Deja de hacer deportes y actividades que puedan causar que la piel se estire excesivamente y se rompa.

> Pasado el mes y ya curada la piel, el tatuaje tampoco puede recibir los rayos del sol, por lo que deberás proteger la zona -y toda tu piel- con protector de factor 50.

Si decides realizarte un tatuaje, no olvides seguir detalladamente cada recomendación que se te especifique, pues de lo contrario la curación y molestias se prolongarán.