¿Conoces el beso de Singapur? Sin duda alguna deberías intentarlo

De las cosas que pueden hacer bueno o malo un encuentro sexual dependen las amplias o limitadas técnicas para lograr que ambos obtengan placer y satisfacción. Entre las técnicas más conocidas están el juego previo, las posiciones, la estimulación de zonas erógenas, juguetes sexuales y por qué no disfraces o «cambios de roles».

Aunque hay una técnica que quizás desconoces o no recuerdes y que sin duda deberías retomar o conocer para tener encuentros aún más placenteros y llenos de pasión. Claro, hablamos del «beso de Singapur».

Un poco de historia

Hace 3 mil años al sur de Asia, exactamente en el corazón de la India, existió un grupo de mujeres que inmortalizaron esta técnica, aunque la primera en aplicar esta técnica fue una prostituta en Shanghái que logró introducir y sacar el órgano masculino con tan sólo los movimientos de succión de su vagina.

¿De qué se trata el Beso de Singapur?

También conocida como pompoir (significa algo así como «chupadora»), esta técnica es algo más que “succionar” el pene  con el músculo pubocoxígeo (músculo que apretaste para detener el paso de la orina). Son movimientos de contracción y relajación de los músculos circunvaginales para simular un efecto de succión, parecido al que los hombres sienten cuando reciben sexo oral de su pareja.

beso-de-singapur

Aunque esta técnica puede sonar fácil pues estos movimientos pueden ser “naturales” en algunas mujeres, hay quienes no los han experimentado o que por alguna razón tienen más dificultades para llevarlos a cabo; sin embargo, no se necesita de nada en especial más que un poco de práctica.

Lo más recomendable

No hay una postura específica, pero siempre es mejor sentarse o recostarse sobre él. Se recomienda que él se acueste boca arriba, y tú encima, para marcar el ritmo, aunque también se puede de costado. Ya puestos en la posición que más les acomodo debes contraer de manera rítmica e intensa para apretar el órgano masculino y así estimular un orgasmo potente.

beso-singapur-1

Los beneficios del «Beso de Singapur»

-Placer de disfrutar de orgasmos más intensos y duraderos.

-Nuevas sensaciones que durante la penetración son difícil concebir.

-La estimulación no sólo es masculina como comúnmente sucede con el sexo oral.

-Alcance del orgasmo más rápido y de forma más efectivo (al contraer tus músculos contribuyes a que la vagina y el clítoris trabajen en conjunto).

– Nuestra pelvis y otras partes de nuestro cuerpo se fortalecen, mejorando nuestra elasticidad vaginal para tener relaciones más placenteras y a su vez reducir el riesgo de sufrir incontinencia.

beso-singapur

Ejercicios para facilitar la práctica del «Beso de Singapur»

En la posición que te resulte más cómoda (recostada boca arriba o sentada) comienza a contraer tu vagina por 3 o 5 segundos en series de 10 repeticiones cada una. Entre cada ejercicio respira profundamente y ve aumentando la intensidad, duración y repetición de este entrenamiento conforme percibas una evolución.

ejercicios

El «Beso de Singapur» puede ser una nueva manera de mejorar tu vida sexual con tu pareja, además de que será una práctica en la cual los dos estén más compenetrados y comprometidos para que ambos puedan lograr algo mágico de esta experiencia que pueden ir mejorando con cada encuentro.