¡Cuidado con las garrapatas!

¡Cuidado con las garrapatas!
¡Cuidado con las garrapatas!
¡Cuidado con las garrapatas!
Un perrito en la familia siempre es una responsabilidad.
¡Cuidado con las garrapatas!

 

 

¿Sabías que allá por el Cretácico, las garrapatas ya acosaban de mala manera a los dinosaurios? Es asombroso observar que millones de años después este «adorable bichito» aquí sigue, paseando por nuestras calles, compitiendo en existencia y vampirizando a canes y humanos.

¡Cuidado con las garrapatas!

Cabe destacar que no hay que subestimarlas por su tamaño pues resultan altamente peligrosas y nocivas para la salud, ocasionando numerosos trastornos inmunológicos y dermatológicos en nuestra mascota. Ante este tipo de parásitos, lo mejor que podemos hacer es conocer las  causas por las que aparecen, descubrir los tratamientos que tenemos a  nuestra disposición y anotar las prevenciones más destacadas, todo ello para evitar la enfermedad de la garrapata en perros.

¿Qué es una garrapata?

La garrapata es un ácaro que parasita en el cuerpo de animales vertebrados de sangre caliente, alimentándose de ellos para poder sobrevivir.

Tipos de garrapatas

En la actualidad, hay tres tipos de garrapatas:

  • Las duras, que cuentan  con una estructura en escudo en el dorso que les ayuda a protegerse de  su hospedador.
  • Las blandas, que son muy abundantes.
  • Y un tercer grupo, que solo cuenta con una especie aislada que vive en el sur de África.

Temporada de garrapatas

Las garrapatas aparecen cuando llegan las estaciones del año más calurosas. La primavera da el pistoletazo de salida al surgimiento de estos parásitos que  buscan reproducirse en las pieles de los vertebrados que se crucen en  su camino.

Normalmente, con la llegada de los meses más fríos del año, se pone fin a la temporada parasitaria de las garrapatas.

Aunque es conveniente que siempre estés pendiente de por donde se escabulle tu perro y evadir los suelos repletos de plantas y arbustos, lugares estratégicos donde se sitúan estos arácnidos.

Cómo saber si tu perro porta garrapatas

¡Cuidado con las garrapatas!

Siempre que tu querido cánido tiene garrapatas suele presentar síntomas muy característicos:

  • La principal evidencia  es su constante afán por querer rascarse el cuerpo con las garras e incluso con los dientes.
  • También es una señal clara la aparición de un derrame en la piel de tu fiel compañero. Esto se debe a que las garrapatas rompen los tejidos en busca de sangre.
  • Otro posible síntoma, bastante grave, es la parálisis de la zona del cuerpo donde resida este temible y temido bichito.

Llegados hasta aquí resulta obvio por qué debemos proteger a nuestro querido amigo canino de estas terribles criaturas.

Métodos para protegerlo

La idea es prevenir antes de lamentar su aparición en el cuerpo de nuestro perro. Para ello:

  • Revisa tu mascota tras salir de paseo. Aparte de observar el pelaje, es conveniente palpar todas las zonas en las que el perro ha podido adquirir un parásito.
  • Buena protección antiparásitos. Existen geles y champús específicos que impiden la aparición de estos «pequeños vampiros», así como pastillas, collares y pipetas muy efectivos.
  • Empleo de peine para pulgas. Con este utensiliopodremos atraparlas ninfas y las garrapatas adultas que aún no han empezado a picar a nuestra mascota. Se trata de un remedio laborioso pero que ahorrará posibles picores y molestias en tu can y sobre todo le evitará graves enfermedades.

Enfermedades

Conviene tener en cuenta que si la garrapata no permanece mucho tiempo hospedada en nuestro can, el riesgo de enfermedad no es muy grande ya que  una garrapata no inocula la infección hasta que no lleva 48–72 horas  alimentándose sobre el perro. Pero si por el contrario, pasan desapercibidas y se mantienen tiempo en el anfitrión, pueden causar serias patologías como las que se describen a continuación:

  • Babesiosis canina: Los glóbulos rojos del animal son destruídos por el parásito. El cuadro clínico suele ser agudo y cursa con 2-3 días de anorexia, abatimiento, a veces con vómitos, y fiebre alta. Aunque el síntoma más característico de la enfermedad es la orina oscura, debida a  la destrucción de hematíes, y el color amarillento de las mucosas por el aumento de la bilirrubina.

    ¡Cuidado con las garrapatas!
  • Enfermedad de Lyme: La  enfermedad cursa de nuevo con apatía, inapetencia y fiebre, aunque los  principales síntomas son cojeras, rigidez de los miembros y dolores  articulares en los perros afectados. El tratamiento se realiza con antibióticos.
  • Ehrlichiosis canina: El  cuadro clínico incluye apatía, anorexia, fiebre, pérdida de peso,  hemorragias, aumento del tamaño del hígado y bazo, y afección de los  ganglios linfáticos.También pueden  verse afectados los ojos, con conjuntivitis y hemorragias. El tratamiento es a base de un antibiótico, la doxiciclina, durante un periodo de tiempo largo.
  • Fiebre botonosa mediterránea: esta enfermedad carece de síntomas  clínicos y tampoco se considera al perro como reservorio. Su  importancia estriba en que el perro es el portador en el entorno humano  de las garrapatas, y a su vez las garrapatas son portadoras de la  enfermedad.

Tras leer esto, si sospechas que tu perro es víctima de estas pequeñas aprendices de Drácula, recuerda que siempre puedes consultar a un veterinario para que te ayude a eliminar el problema o te ayude con cualquier otro tema relacionado con la salud de tu mascota.

Te recomendamos: Cuidados para nuestros perros en temporada calurosa