Cuidados indispensables para pieles con acné

Conoce algunos cuidados para evitar el acné
Conoce algunos cuidados para evitar el acné

 

El acné es una condición de la piel mucho más común de lo que se piensa. No sólo es frecuente en la etapa de la adolescencia, sino también se presenta en adultos, especialmente en las mujeres. Pero, ¿qué es exactamente y en qué parte del cuerpo suele aparecer?

El acné surge cuando los folículos capilares se obstruyen por sebo y células muertas de la piel que son colonizadas por bacterias, produciendo inflamación.  El rostro y el cuello son las zonas del cuerpo donde más aparece; también en el pecho, hombros y espalda.

Principales problemas con el acné

La presencia del acné puede llegar a causar problemas psicológicos en los adolescentes, pues compromete la parte estética. Al ver principalmente sus rostros con estas lesiones, los jóvenes pueden deprimirse, sentirse inseguros y tener la autoestima muy baja. Esto vale para ambos sexos: las niñas en plena pubertad, pueden sentirse feas viendo sus rostros cubiertos de espinillas e inflamaciones difíciles de disimular. Algunas se hacen un corte de cabello con flequillo, para de ese modo tapar el acné en la frente. O usan anteojos oscuros para intentar cubrir parte del rostro. Sin embargo, la autoestima se verá afectada al sociabilizar con otras personas.

En el caso de los jóvenes, la aparición del acné les afecta generalmente cuando comienzan a relacionarse sentimentalmente: se sienten menos atractivos, feos, y la depresión suele aparecer junto con la apatía y el desgano.

¿Por qué aparece el acné?

Las glándulas sebáceas están presentes en nuestro cuerpo desde el nacimiento y es en la época de la pubertad cuando están más activas. Quienes tengan predisposición genética, tendrán más secreción sebácea, tanto el piel como en el cuero cabelludo.

Conoce algunos cuidados para evitar el acné

Espinillas y pústulasespinillas con pus– son manifestaciones del acné. En algunos casos se presentan nódulos, que son inflamaciones más profundas de la piel que pueden llegar a dejar cicatrices. Es por ese motivo que es aconsejable nunca apretar los comúnmente llamados “granitos” para intentar extraer la pus, ya que sólo se conseguirá que la infección  destruya tejidos y definitivamente deje cicatrices con sus consecuencias estéticas.

Las causas más comunes de la aparición del acné, además de la responsabilidad de las glándulas sebáceas y de la pubertad, son la menstruación (por causa de la variación hormonal), el síndrome de ovario poliquístico (que también causa variación hormonal), problemas con la tiroides (glándula que regula la producción de hormonas), ansiedad, estrés, el uso de algunos medicamentos, excesiva transpiración y, como mencionado anteriormente, predisposición genética.

Varias de esas causas pueden ocurrir en adultos: el estrés laboral suele ser un buen motivo para la aparición  del acné, una separación, una mudanza, problemas económicos, suelen modificar el funcionamiento del sistema inmune causando diferentes reacciones físicas, entre ellas, la aparición de acné.

Como generalmente la zona más afectada del cuerpo es el rostro, el cuidado facial será fundamental para enfrentar la situación. Viejas creencias que dicen que el acné no es una enfermedad, que se va solo, que es propio de la edad, suelen empeorar un cuadro que puede revertirse si se lo trata precozmente.

Cuidados para prevenir el acné

Hay cuidados que deben ser comunes a todos, tanto para los que tienen acné como para aquellos que no lo tienen: lavar el rostro diariamente, no dormir con maquillaje, evitar el exceso de sol, lavarse el cabello con regularidad.

Para quienes tienen acné, es fundamental la limpieza del rostro, al menos dos veces por día. De ese modo, se combate la oleosidad. Productos de la línea Asepxia, por ejemplo, ayudan a la buena limpieza y mantenimiento de la piel con acné. Retirar el maquillaje antes de irse a dormir es obligatorio, porque sólo de ese modo la piel podrá respirar, dejando los poros abiertos y libres de cualquier impureza.

Conoce algunos cuidados para evitar el acné

Tener una alimentación balanceada es muy importante,  ya no sólo por el acné sino para la salud del cuerpo como un todo. Tener que dejar de comer chocolate por considerarlo uno de los “culpables de la aparición del acné” es un mito. Sin embargo, se trata de un alimento rico en grasas, si hablamos del chocolate con leche, ya que es la leche la parte grasa. Se puede comer, ¡pero no exagerar! Asimismo, cualquier otro alimento rico en grasas debe ser consumido con moderación.

El sol es otro ítem importante para tener en cuenta cuando hablamos de salud. Si bien la exposición al sol es importante para la fijación de la vitamina D, estar mucho tiempo expuestos al sol puede aumentar la oleosidad en la piel, algo que se debe evitar cuando se tiene acné. Los rayos del sol tienen un efecto antibacteriano para la piel, y puede suponerse que eso ayudará, sin embargo, eso es temporario y el cuadro puede empeorar. En definitiva, todos los que tienen acné y los que no, deben siempre protegerse y cuidarse ante la exposición al sol.

Conoce otros consejos de salud que te pueden interesar