El poker ya no es únicamente un mundo masculino

El poker ya no es únicamente un mundo masculino
El poker ya no es únicamente un mundo masculino
El poker ya no es únicamente un mundo masculino
El poker ya no es únicamente un mundo masculino

 

En los últimos años el mundo del poker ha cambiado drásticamente. En el pasado, este juego de naipes estaba asociado, quizás, a un misticismo de lo clandestino. Luces bajas, tabaco, alcohol, y un paño verde para desplegar las cartas y las apuestas. Sin embargo, algunas cosas han ayudado a que el juego se convierta en un entretenimiento que mueve masas. Entre ellas, la creciente transmisión en vivo de campeonatos por televisión, el juego online y su popularidad entre actores y celebridades. Si bien el poker siempre ha sido vinculado al género masculino, las mujeres ahora también juegan – ¡y vaya si lo hacen bien!

El poker ya no es únicamente un mundo masculino

El poker es un juego que no sólo requiere un poco de suerte. Hay muchas habilidades que requieren práctica y perfeccionamiento, como la disciplina, el entrenamiento físico y mental y la estrategia. Tanto mantenerse alerta y atento a nuevas posibilidades, como también saber tomar la decisión correcta en el momento indicado, son quizás algunas de las aptitudes esenciales de cualquier jugador o jugadora.

Dicho esto, hace tan sólo unos años, las mujeres tenían una presencia mínima o incluso inexistente en el mundo de las apuestas y los juegos de estrategia. Esto se puede comprobar con tan sólo ver películas de poker o casinos a lo largo de la historia. No obstante, como consecuencia de la gran labor femenina por lograr igualdad en el mundo del juego, hoy en día podemos ver un gran número de jugadoras de poker. Las mujeres están haciendo historia en un sector en el que predomina el género masculino. Pero ¿quiénes son?

Vanessa K. Selbst

Oriunda de la ciudad de Nueva York (USA), nació en 1984. Estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Yale, y luego, Derecho. Además, ganó la beca Fullbright, lo que la llevó a vivir a España durante un año.

Es la única mujer en haber alcanzado el número uno en el Índice Global de Poker. Éste refleja las ganancias de los jugadores a lo largo del año. Ganó, además, tres brazaletes de las World Series of Poker. A los 35 años decidió retirarse del ámbito profesional pero aún ejerce como consultora y dirige una página web que instruye sobre las diversas estrategias en el juego del poker. ¡Un éxito total!

Lee también: 10 verduras que engordan si se ingieren en exceso

Linda Johnson

El poker ya no es únicamente un mundo masculino

Johnson es otra neoyorquina que ha logrado destacarse en el mundo del poker. Antes de comenzar su carrera profesional, trabajó en el servicio postal de los Estados Unidos. Luego de sus visitas frecuentes a Las Vegas, comenzó a participar en torneos de blackjack. En 1997 obtuvo su primer brazalete de las World Series of Poker. En 2011 entró en el Salón de la Fama del Poker, lo que la vuelve una figura destacada.

Annette Obrestad

Nació en Noruega en 1988 y es la persona más joven en ganar un brazalete en las Series Mundiales de Poker. Lo consiguió en 2007, ¡un día antes de cumplir diecinueve años! Sus comienzos están vinculados al poker online. Cuando tenía quince años se anotó en una página en línea y ganó un millón de dólares en un año. Actualmente, también tiene su página de Youtube, donde da consejos y estrategias para jugar.

Barbara Enright

El poker ya no es únicamente un mundo masculino

Enright es, sin dudas, una de las pioneras del poker mundial. Nacida en 1949 en Los Ángeles, California, comenzó a jugar con tan sólo cuatro años. En los años setenta probó su suerte en diversas salas de poker, y no le fue nada mal. Y si bien trabajaba como estilista y camarera, luego de tomar nota de sus excelentes habilidades, decidió dejar su trabajo para dedicarse al poker profesional a tiempo completo. En la tierra de la libertad, ¿por qué no una mujer detrás de los naipes? Consiguió su primer brazalete en el Women´s Seven-Card Stud de las World Series of Poker en 1986. Luego lo volvió a conseguir en 1994.

Con estas dos conquistas bajo el brazo, logró clasificar en el Main Event de las WSOP, un año después, en 1995. En aquella edición, finalmente, se convirtió en la primera mujer en llegar a la mesa final del evento más importante del mundo del poker.

En 2007 entró en el Salón de la Fama (Poker Hall of Fame), luego de veintiocho años de historia del salón. Enright ha contribuido también como editora en jefe de la revista Woman Poker Player, y, también como embajadora de la Poker League of Nations, una de las organizaciones más prestigiosas del ámbito. Una verdadera leyenda.

Estas mujeres son un verdadero ejemplo de superación. Destacan, sobre todo, aquellas nacidas en los años cincuenta, por haber irrumpido con sus manos de poker y sus jugadas en un mundo marcadamente masculino. Además, gracias a la contribución y el trabajo arduo en otros aspectos de la vida profesional de otras mujeres, hoy en día, podemos celebrar a aquellas que brillan en el mundo del poker.

Te recomendamos: Consejos para ahorrar energía y dinero en casa