Los errores que cometemos -y ellos también- en la cama

Si hay algo que disfrutamos mucho cuando estamos en una relación de pareja -o no-, es nuestra vida sexual, ya que es una de las cosas más placenteras y saludables que podemos hacer para conservar nuestro bienestar.

No obstante, el sexo en ocasiones puede resultar para nada placentero tanto para ellos como para nosotras.

Pero principalmente, se debe a una serie de errores que cometemos tanto mujeres como hombres, que  al no corregirlos solo conseguimos matar por completo la pasión en la intimidad.

¡Chécalos! Porque si es tu caso o el de tu pareja, sin duda alguna, tiene solución.

error-2

Convertir los momentos cariñosos en momentos sexuales:

En la mayoría de las ocasiones, una cosa lleva a otra, sin embargo, hay muchísimos factores que influyen para que unos cuantos besos se conviertan en un encuentro sexual.

Hay que aprender a diferenciar y reconocer cuando es prudente dar un paso más allá y comenzar a despojarse de sus ropas y cuando mejor no.

Saltarse el jugueteo previo para llegar a la acción:

Nos ha pasado en más de una ocasión; a veces solo queremos que el encuentro culmine lo más rápido posible, porque no estamos en nuestro mejor momento y solo queríamos liberar esa tensión sexual que teníamos guardada.

Esto es algo que también a ellos les pasa, sin embargo, hay que considerar la disposición de la otra persona -o viceversa-, para así lograr que el encuentro sea ameno para ambos y que la pareja no se sienta utilizada, platiquen y sean honestos.

No tener ningún tipo de cuidado personal «ahí»:

Este tal vez sea el matapasiones número uno de nuestra lista, ya que abarca un detalle importantísimo de nosotros: la higiene y el cuidado.

Ojo, no estamos hablando de afeitarnos todos los días o pedirle a él que se afeite (eso es cuestión de gustos), sino de mantener un aseo constante en el área para evitar olores o posibles infecciones ocasionadas por «un pequeño descuido».

Ducharse juntos antes del sexo es una forma de cuidar la higiene de esas zonas, pero también sirve para ir entrando en calor, e ir iniciando el juego previo.

Dar por hecho que nuestra pareja es insaciable:

Cada persona tiene diferentes formas de alcanzar el clímax y todo depende del tiempo y el  nivel de excitación que se tenga para llegar a su objetivo.

Eso es algo que nosotras sabemos muy bien -y  algo que a ellos debería preocuparles-, por lo tanto no debemos tachar de insaciable a la pareja.

Lo mejor es buscar posiciones, hacer uso de juguetes sexuales, aumentar el juego previo y demás alternativas para provocar la excitación y a su vez, el orgasmo.

error-1

Tener únicamente una perspectiva de los encuentros:

Lo que nosotras deseamos no siempre es lo que ellos desean (o viceversa), por eso es necesario hablarlo con anticipación.

Es importante aclarar en pareja si deseamos tener un encuentro apasionado o uno más casual, ya que si no se enfocan en las necesidades mutuas, se puede convertir en un problema innecesario.

Hablar demasiado o no hablar lo suficiente:

En el sexo, el lenguaje corporal dice más que mil palabras, es por eso que a veces hablar de más puede ser no solo incómodo, sino un matapasiones muy efectivo.

Lo mismo sucede cuando no hablamos lo suficiente, ya que hace que la otra persona piense que todo está yendo bien o mal. Es importante hacerle saber a tu pareja -y él a ti- cuando va bien, cuando va mal o cuando puede mejorar.

Pensar que el sexo arregla todos los problemas:

El sexo es bueno para el estrés, pero tal vez sea el único problema que pueda solucionar.

Una discusión que termina en una sesión de colchón es igual de dañina para nuestra relación que cualquier otra solución fácil. Por eso es importante, antes que nada hablar y solucionar los problemas.

Quedarse ahí esperando que todo ocurra por arte de magia:

Tanto ellos como nosotras debemos esforzarnos y demostrar interés e intención de participar activamente en el encuentro.

Poner de nuestra parte, innovar, probar nuevas cosas y desinhibirnos un poco más aumentará la excitación y culminará en una de las sesiones de sexo más increíbles ¡Inténtalo!