Por qué no debes ingerir proteínas antes de dormir

Por qué no debes ingerir proteínas antes de dormir. Imagen de: Freepik
Por qué no debes ingerir proteínas antes de dormir. Imagen de: Mujer Hoy
Por qué no debes ingerir proteínas antes de dormir. Imagen de: El Confidencial

 

Lo peor que podemos comer antes de ir a dormir son alimentos cargados de proteínas, así lo afirma la doctora Nada Milosavljevic, egresada de Harvard, quien comenta que pueden afectar la calidad del sueño y esto a su vez el peso.

El problema surge debido a que la proteína necesita mucha energía para digerirse y asimilarse, por lo que para una buena noche de sueño no deberías consumir más de entre 20 y 50 gramos antes de acostarte.

No te olvides de leer: Alimentos que te impedirán dormir si los cenas

 

¿Cómo interfiere el sueño en nuestro peso?

Por qué no debes ingerir proteínas antes de dormir.
Imagen de: Mujer Hoy

De muchas formas, iniciando con el proceso de absorción de nutrientes, la relajación de cuerpo y mente para tomar mejores decisiones alimenticias y la disminución de ansiedad provocada por el cansancio que desemboca en la ingesta de antojos con calorías vacías.

 

Quizás te interese: La importancia de la proteína para la buena salud

 

Proteína sí, pero a cierta hora

Cabe aclarar que las proteínas son necesarias por lo que no es recomendable eliminarla, pero si regular su consumo a ciertas horas.

Durante el día es un momento ideal, ya que se logran aprovechar de mejor forma sus aportes, sin embargo, por la noche no tanto.

Además es importante consumir tanto la proteína animal como la vegetal para obtener una alimentación bien balanceada.

Por qué no debes ingerir proteínas antes de dormir.
Imagen de: Freepik

La proteína animal la encuentras en alimentos como el huevo, pescados (salmón, atún, bacalao, trucha); derivados lácteos (queso, yogurt, leche); carnes magras y pollo.

Mientras que la proteína  vegetal la puedes obtener de legumbres (lentejas, habas, garbanzos, frijoles); conviene completarlos con otro alimento como patatas o arroz. Vegetales de hoja verde (col rizada, espinaca); nueces y frutos secos como pistachos o almendras (siempre que no sean fritos y tengan poca sal); semillas de soja, algas y quínoa.

Dicho esto, las proteínas  son imprescindibles para la construcción y recuperación de la masa muscular, como explica la Clínica Mayo. Además, representa una excelente fuente de energía, pero evítalas por la noche.

También podría interesarte: Recetas de platillos para cenar que podrás comer sin culpa