Prevén enfermedades respiratorias con actividad física

Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: Eres deportista
Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: Holadoctor
Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: Eres deportista
Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: Vivir más y mejor
Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: AXA Seguros España
Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: Demedicina
Prevén enfermedades respiratorias con actividad física. Imagen de: Clarin

 

La realización de actividad física puede ser difícil, y por falta de tiempo, ganas o dinero, puede complicarse más, sin embargo a todos esos factores también se suma el clima.

Sobre todo cuando hace frío, pues lo único que deseamos en esos momentos es estar en la comodidad de nuestra cama con una bebida caliente y un sabana que nos mantenga abrigados.

Sin embargo, cuando hace frío es cuando más se recomienda hacer ejercicio, pues esta es una forma de de prevenir enfermedades respiratorias.

Ejercicio en espacios cerrados

Prevén enfermedades respiratorias con actividad física.
Imagen de: AXA Seguros España

El especialista César Alberto Navarrete Hernández recomienda realizar actividad física en espacios cerrados para evitar desarrollar desde gripes y faringitis hasta afecciones más graves de las vías respiratorias, debido a la exposición de cambios bruscos de temperatura.

Al inhalar aire frío, se corre el riesgo de afectar nariz, garganta y pulmones. Además las personas son más vulnerables ante el clima frío.

Pero si se realiza ejercicio en casa o en gimnasios, con rutinas que incrementen la frecuencia cardiaca y actividad física constante por más de 20 minutos, durante los cuales se trabajen todas las partes del cuerpo, se podrá fortalecer el sistema inmunológico.

Por supuesto, esta medida preventiva también se debe complementar con una constante hidratación y el uso de ropa adecuada durante la actividad y después de ella.

 

Monitoreo de peso

Pese a que con el frío las personas tienden a aumentar de peso por el tipo de alimentación que se consume, también se puede perder peso, ya que el frío deshidrata el organismo, exigiéndonos una constante hidratación y provocando una mayor ingesta de líquidos.

Sin embargo, los especialistas recalcan que para la hidratación es preferible el agua simple, además está ayudará a lograr una buena desintoxicación.

Como recomendación final se hace un llamado para estar atentos a posibles cambios de peso y descompensaciones derivadas de la deshidratación o el ejercicio excesivo.

También podría interesarte: ¿Cómo combatir el frío? Tips para entrar en “calor”