Remedios sencillos para relajar los pies al llegar a casa

relajar los pies

Remedio para relajar los pies al llegar a casa. Ponlos en práctica.
Remedio para relajar los pies al llegar a casa. Ponlos en práctica.
Remedio para relajar los pies al llegar a casa. Ponlos en práctica.

 

 

Debido a nuestro calzado, a las horas que podemos estar parados, a los largos trayectos de caminata y otras circunstancias más, después de un largo día los pies además de adoloridos, pueden terminar inflamados. 

Para relajar los pies existen varios remedios caseros que podemos realizar. Ahora te mostraremos los más sencillos que puedes hacer en casa y que sólo te tomarán unos cuantos minutos.

Utiliza una pelota

Con la ayuda de una pelota dura y pequeña (la ideal sería una de tenis) colócala debajo del pie y muévela de atrás hacia adelante, siempre presionando. Puedes iniciar sentada y después pararte después de 3 minutos cambia de pie.

Masajea

Relajar los pies (3)
Remedios sencillos para relajar los pies al llegar a casa ¿Los conocías?

Para masajear correctamente; con los dos pulgares presiona de manera firme la planta del pie, con movimientos circulares ve masajeando el pie de arriba abajo y viceversa. Cierra el puño y pásalo por el arco del pie con movimientos circulares, haciendo presión. Aprieta con ambas manos el pie y mueve la empuñadura hacia atrás y adelante. Opcionalmente también puedes tronar los dedos jalando firmemente, pero sin forzar.

Para hacer más efectivo el masaje vierte unas gotitas de aceite de menta, pino, romero o alcanfor en las palmas de tus manos; frota unos segundos para que se calienten un poco. La sensación será muy agradable.

Remoja los pies en agua tibia

Tan simple como meter los pies a una tina o recipiente de gran tamaño con agua tibia (evita el agua muy caliente). Agrega un puñado de Sales de Epsom y agita para disolver,  mantén los pies en el agua unos 20 minutos o hasta que se enfríe el agua.

Si se enfría el agua mucho antes del tiempo recomendado, vierte un poco de agua caliente, luego retira los pies y seca bien con una toalla.

También puedes verter unas gotas de aceite esencial de flores como lavanda o menta, para una sensación aún más relajante.

Haz presión

Relajar los pies (1)
Remedios sencillos para relajar los pies al llegar a casa ¿Los conocías?

Presiona con fuerza la planta del pie contra el piso o la pared, luego apoya de nuevo el pie pero esta vez eleva el talón y estira lo más que puedas por 30 segundo. Cambia de pie y repite los pasos (tres veces con cada pie).

Trabaja con los dedos

En donde tu prefieras siéntate y arroja algo pequeño al piso (puede ser una pluma, una tela, las llaves…), trata de levantarlo con los dedos de los pies. Repite esto con el otro pie, de este modo, estirarás los músculos no sólo de los dedos, sino también del empeine.

Utiliza agua fría

Relajar los pies (4)
Remedios sencillos para relajar los pies al llegar a casa ¿Los conocías?

Aunque parezca poco inusual es un remedio que ayudará a calmar los pies cansados. Debes llenar una tina (o recipiente grande) con agua fría, incluso puedes añadir unos cubos de hielo y unas gotas de aceite esencial de flores.

Sumerge un pie por 30 segundos y luego haz lo mismo con el otro (puedes repetir hasta dos veces con cada pie). Saca el pie y envuélvelo en una toalla, seca con suavidad. Luego frota los dedos, la planta del pie y el talón con movimientos circulares y de arriba abajo.

Levanta los pies

Acuéstate boca arriba en la cama o en un sillón, levanta las piernas (si no puedes soportar la posición, apoya los talones en la pared) y trata de mantenerlas así por unos minutos, mueve los tobillos y los dedos suavemente; este ejercicio ayudará a que la sangre circule, reduciendo la hinchazón y el dolor.

Esto también ayudará a descansar las piernas, a combatir las várices y evitar la acumulación de líquidos o derrames que aparecen por pasar muchas horas en la misma sentada o parada.

Relajar los pies (6)
Remedios sencillos para relajar los pies al llegar a casa ¿Los conocías?

Recomendación: Utiliza aceites o hierbas que tengan propiedades antiinflamatorias, relajantes y que mejoren la circulación. Algunos ejemplos:

  •  Manzanilla (disminuye la hinchazón).
  • Gingko Biloba (evita la mala circulación).
  • Salvia (perfecto para relajar).

Recuerda que sin importar la edad que tengas o las actividades que realices, después de un arduo día es normal que los pies terminen adoloridos, pero darles alivio es fácil y rápido tomándote unos minutos al llegar a casa.

También podría interesarte: Consejos para usar zapatos de tacón sin que sea una tortura.