Meditación antiestrés ¡Practícala desde casa!

meditación antiestrés 2

Al día se nos pasan por la cabeza miles de pensamientos que nos mantienen ocupadas. Esto puede resultar un problema si no tenemos el equilibrio que necesitamos para tener un bienestar psicológico y emocional. Muchas personas son incapaces de manejarlo, por lo que un poco de meditación antiestrés es altamente necesaria.

Las técnicas de meditación antiestrés, pueden resultar beneficiosas para nuestra salud mental. Practicarla 30 minutos diarios, para reducir los síntomas de ansiedad y depresión. Además, te proporcionará un alivio similar al de los antidepresivos.

La práctica continua de este ejercicio puede tener beneficios a largo plazo, por ejemplo: contribuye a que afrontemos mejor los problemas, superar distintos tipos de crisis con fortaleza y mantenernos firmes ante cualquier circunstancia.

¿Cómo practicar la meditación antiestrés básica?

meditación antiestrés 3

Este ejercicio puede hacerse desde casa. Lo principal es concentrar nuestra atención en la respiración y concentrarnos en las sensaciones, lo anterior con el fin de tener cambios a nivel físico y psicológico.

A continuación te presentamos unos pasos a seguir para la meditación antiestrés básica:

  1. Encuentra un lugar tranquilo y que te haga sentir bien. Pon la luz lo más tenue que puedas y apóyate con música suave. Esto te ayudará a crear el ambiente adecuado.
  2. Siéntate en el suelo con la espalda recta. Evita las tensiones y respira hondo, es importante mantener los hombros y brazos relajados.
  3. Abre los ojos, elige un punto frente a ti y centra la mirada en éste, lo anterior te ayudará a desaparecer toda clase de distracciones.
  4. Medita tus pensamientos, no los juzgues o retengas. Déjalos pasar.
  5. Piensa en situaciones positivas o aspectos buenos sobre tu persona. Visualízalos y céntrate en ellos por un par de minutos.
  6. Cierra los ojos y mantente en silencio durante un tiempo.

¿Cómo adquirir el hábito de meditar?

meditación antiestrés 1

Mantener el hábito requiere constancia, dedicación y paciencia ya que sus efectos son a largo plazo. Muchos expertos señalan que éstos serán notorios a partir del día 21, que es cuando ya se genera un hábito.

Para que un cambio sea más notorio, es importante modificar nuestro estilo de vida y mejorar nuestra relación con el entorno y los demás. Se trata de un crecimiento que comienza con la reducción del estrés y termina con una mejor actitud.

Conforme pasan los días, aumentará nuestra seguridad, compromiso y disciplina. Además nos sentiremos capaces de llevar a cabo nuestras metas, ya que nos conectamos con lo que nos motiva.

¿Te animas a practicarlo?

Lee también: Empieza a comer saludable con estos sencillos consejos

Si te gusta, compártelo..Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr