¿Cómo afecta el cáncer de mama a nuestra vida sexual?

El cáncer de mama, como cualquier otro, afecta todos los aspectos de la vida del paciente. Y hasta cierto punto también en diferentes niveles la de los familiares, pareja y amigos.

La sexualidad y el cáncer de mama

Uno de los aspectos más afectados es el de la sexualidad, ya que se ve alterado durante y después de la enfermedad. Esto debido a que las pacientes no están al 100% para disfrutar su sexualidad plenamente debido a varios factores.

Se sienten menos atractivas, disminuye su libido, tienen problemas para sentirse satisfechas, y por supuesto, sólo pueden pensar en el problema que tienen que resolver.

La mayoría de las mujeres que ha padecido esta enfermedad ha admitido tener problemas en el ámbito sexual tras someterse a tratamientos para combatir el cáncer.

Debido a los cambios físicos -ya sea por la extirpación de la mama o la pérdida del cabello a causa de la quimioterapia- las hace sentirse menos deseadas.

breast-cancer1

Los problemas anteriormente mencionados afectan a cualquier paciente de cualquier tipo de cáncer, ya que la enfermedad produce una reacción traumática después del primer diagnóstico y al comenzar los tratamientos comienzan la fatiga, la depresión, la pérdida de pelo y las náuseas.

Sin embargo, en el caso del cáncer de mama, la sexualidad se ve más afectada que con cualquier otro, ya que los senos están íntimamente relacionados con el atractivo -y placer- sexual de una mujer.

Tiempo, compresión y amor

No existe un plazo definido para determinar en qué momento los pacientes vuelven a tener sexo con normalidad, pero se estima que es entre uno o dos años después de vencerla.

Pero también el papel de la pareja juega un punto importante en la recuperación sexual del paciente y la reconstrucción del seno.

El sexo se ve directamente alterado debido a que el diagnóstico es tan impactante para la paciente como para la pareja.

Sin embargo, después de vencerlo es muy normal que la pareja se preocupe por expresar su amor de manera física y emocional, aunque si uno o ambos no están completamente listos  es mejor ir poco a poco y con calma.

Muchas parejas optan también por seguir un tratamiento sicológico con el fin de restaurar la confianza del paciente y reforzar los vínculos con su pareja.