Filtración de fotos íntimas: esto es todo lo que debes saber

Anne Hathaway, la víctima más reciente.

Ha sucedido nuevamente. Esta semana hubo una filtración de fotos íntimas de Anne Hathaway y Kristen Stewart en las que aparecen completamente desnudas. Estos nombres se suman a Jennifer Lawrence, Amanda Seyfried, Margot Robbie o Arniana Grande que han sido víctimas de dichas filtraciones.

No obstante, ninguna persona está exenta de ser víctima de la filtración de fotos íntimas en internet.

¿Cómo funcionan? Fácil, no se requiere ser un hacker experimentado. Simplemente se consigue enviando un correo electrónico a la víctima haciéndose pasar por el servicio de correo electrónico o “nube” –iCloud, Gmail, Drive- y solicitar la contraseña del usuario. En el “mejor” de los casos, son fotografías que se habían enviado a la pareja o ligue con el fín de preparar un encuentro sexual.

Éticamente, cualquier invasión a la privacidad es incorrecta. Y si querías motivos suficientes para no acceder a dichas filtraciones, aquí te las tenemos.

Scarlett Johansson fue una de las primeras víctimas de filtración de fotos íntimas. Esto sucedió en 2011.
Scarlett Johansson fue una de las primeras víctimas de filtración de fotos íntimas. Esto sucedió en 2011.

La filtración de fotos íntimas es ilegal

Esto es más que una obviedad. El robo y distribución masiva de imágenes privadas es un delito. En Estados Unidos, está penado hasta con 10 años de cárcel. La situación se agrava si quien comente la filtración quiere comercializar u obtener beneficio económico con las fotografías.

De hecho, cualquier usuario en redes sociales que comparta el material, también puede sufrir consecuencias legales. En España, quien difunda las fotos puede recibir hasta 3 años de prisión, sin importar quien las haya robado.

Es una violación cibernética

O al menos eso señalan muchas mujeres activistas. Lena Dunham –productora, actriz y activista- señaló en su cuenta de Twitter: “Apoyemos a estas mujeres y no veamos sus fotos. Si lo hacen, es como violarlas una y otra vez. No olviden que quienes robaron las fotos también son delincuentes sexuales”.

Fue gracias al caso de Jennifer Lawrence que las medidas para este tipo de delitos comenzaron a implementarse.
Fue gracias al caso de Jennifer Lawrence que las medidas para este tipo de delitos comenzaron a implementarse.

Esta idea, nos pinta un panorama diferente sobre la filtración de fotos íntimas: una agresión sexual puede ser dolorosa sin necesidad de ser física. Por su parte, la periodista Van Badham declaró: “Se trata de una ofensa sexual en toda regla. Debe ser castigada de la misma manera que se condena a los acosadores y otros depredadores sexuales.”

Pomueve la objetivación sexual femenina

Este tipo de filtraciones no solo es un ataque a las víctimas, sino que también ataca la dignidad y privacidad de las mujeres.

Se debe aprender a respetar la privacidad de las mujeres que no quieren mostrar sus cuerpos desnudos. La propagación de la misoginia a través de estas imágenes, así como la pornografía evitan que se detenga la cosificación de la mujer. Además, estas imágenes pueden tener consecuencias en las relaciones de sus víctimas.

Kristen Stewart y su pareja Stella Maxwell, también fueron víctimas de este ataque.
Kristen Stewart y su pareja Stella Maxwell, también fueron víctimas de este ataque.

Favorece a la economía de los delincuentes

Sí, algunos de estos cobran por difundir el material. En el caso de Anne Hathaway, el delincuente pidió bitcoins a cabio de más material. ¿El resultado? Imágenes de Aubrey Plaza y (de nuevo) vídeos íntimos de Jennifer Lawrence.

Otros, prefieren pedir dinero de verdad. Algunos delincuentes extorsionan a sus víctimas para no publicar las fotografías, mientras que otros cobran dinero real en los sitios pornográficos en los que difunden las imágenes. Un caso particular surgió en la Península de Yucatán, en el cual un sitio de internet cobraba a sus usuarios por subir imágenes y vídeos de mujeres de la zona.

Incita a otros delincuentes a hacer lo mismo

Independientemente sean celebridades o personas anónimas, la filtración de fotos íntimas puede ser una manera de obtener dinero fácil. Esto se debe a que existe gente que está interesada en acceder a dicho material.

Para evitarlo, es fundamental implementar leyes para perseguir esta clase de delitos. Esto no se previene diciéndole a la gente que no se tome fotos íntimas o que no se grabe en la intimidad. Sino que se deben tomar en serio estas invasiones a la privacidad y darle responsabilidad a quienes las distribuyen. Tal como decía la periodista Peggy Drexler: “El problema no es la imagen, sino el autor del delito”.

Si te gusta, compártelo..Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr